Códigos y Fondos para Hi5
Codigos y Fondos para Myspace

GRAMALOTE

GRAMALOTE
!!! LO MAS LINDO¡¡¡¡¡¡

PALPACION

PALPACION
QUE BELLO.....

lunes, 10 de mayo de 2010

SECADO DE LA LECHE Y AMAMANTAMIENTO RESTRINGIDO EN BOVINOS

SECADO DE VACAS LACTANTES
* Práctica de vital importancia para garantizar un reposo mínimo de 60 días a la
Glándula mamaria, tiempo requerido para recuperar el epitelio secretor de leche para lograr una próxima lactancia con buen nivel de producción.
* Un retardo en el secado provoca el nacimiento de becerros débiles, de bajo peso y de menor viabilidad.
* Adicionalmente el nivel de producción de leche de la lactancia subsiguiente disminuye drásticamente al igual que se afecta la condición corporal de la vaca y se retarda la ciclicidad posparto.
* El secado violento es altamente recomendado si la vaca que lo requiere todavía produce un nivel de leche considerable. La vaca debe ser ordeñada totalmente y restringirla de agua y alimento por 24 horas. Luego del ordeño recibirá una infusión intramamaria de antibióticos para vaca seca, para prevenir un cuadro de mastitis.
* Todas las vacas sometidas a secado deben ser examinadas por vía rectal para verificar su gestación. Las que resulten vacías son candidatas a ser eliminadas ya que son animales improductivos en el rebaño.
TERAPIA AL SECADO
La tasa de nuevas infecciones de la ubre en la primera etapa del período de vaca seca es más de seis veces mayor que la observada durante la lactancia. La susceptibilidad a las nuevas infecciones se incrementa nuevamente antes del parto.
El aumento de incidencia de infecciones durante el principio del período de vaca seca resulta en un número elevado de cuartos infectados al parto.
Se estima que sin terapia al secado, entre el 8 a 12% de los cuartos mamarios, en un rodeo con un nivel de infección promedio, se infectará durante el período de vaca seca. Estas infecciones producen mastitis clínicas y disminución de la producción láctea en la siguiente lactancia.
Por estos motivos se desarrolló la terapia al secado que ofrece las siguientes ventajas:
Comparada con el tratamiento en lactancia tiene la ventaja de proporcionar dos funciones: curación de cuartos infectados (mastitis subclínica) y prevención de nuevas infecciones.
La posibilidad de usar productos de liberación lenta, garantiza un largo período de contacto entre en antibiótico y las bacterias de la ubre (mínimo tres semanas).
Reduce el nivel de infección del rodeo al inicio de la nueva lactancia.
Por administrarse en vacas secas, no existen residuos de antibióticos en la leche.
Existe una mayor taza de curación de cuartos infectados con Staphylococcus aureus en comparación con la terapia en lactancia (más del 50% contra un 20a 30%).
Los tejidos productores de leche afectados por la infección pueden regenerarse antes del parto.
Es el momento ideal para tratar la mastitis subclínica (productora del 70% de las pérdidas económicas por mastitis).
Reduce el nivel de mastitis clínica al parto.

AMAMANTAMIENTO RESTRINGIDO

Generalmente las vacas paridas en buen estado de carnes, tardan para presentar su primer celo después del parto, lo que se denomina anestro posparto; incluso la mayoría presenta su primer celo hasta después de destetar a sus becerros.
La principal causa que predispone el anestro posparto en vacas con buen estado de carnes, es el efecto del amamantamiento ejercido por el becerro, lo que ocasiona una prolongación en la aparición del primer celo posparto, lo que consecuentemente aumenta el intervalo entre partos.

Es posible reducir el anestro posparto con solo adoptar técnicas sencillas de manejo rutinario de las vacas y los becerros, como el control del amamantamiento que consiste en disminuir los períodos en que la vaca amamanta a su becerro o bien reducir la duración del amamantamiento destetando los becerros a menor edad. Por su efectividad el control del amamantamiento se ordena como sigue:


a) Destete precoz. Consiste en dejar que la vaca amamante al becerro libremente al andar los dos juntos en la pradera, realizando el destete más temprano de lo que ocurre tradicionalmente, es decir, destetar a los becerros a los cuatro o cinco meses de edad, separándolos definitivamente de la madre y alojándolos en potreros separados y alejados uno del otro. Con este método las vacas presentan su primer celo inmediatamente después del destete debido a que se les retira el efecto del amamantamiento.

b) Amamantamiento restringido una vez al día. Con este método el destete se realiza a los siete meses de edad. Consiste en permitir que la vaca amamante a su becerro una sola vez al día, por una hora, de preferencia en la mañana y separando la vaca del becerro después del período de amamantamiento, alojándolos en potreros separados y alejados uno del otro. Las vacas presentan su primer celo entre los 60 y 150 días después del parto.

c) Amamantamiento restringido dos veces al día. Con este método el destete se realiza a los siete meses de edad. Consiste en permitir que la vaca amamante a su becerro dos veces al día, por una hora cada uno, siendo uno en la mañana y otro en la tarde y separando la vaca de su becerro después de cada período de amamantamiento, alojándola en un potrero separado y distanciado del potrero de su becerro, o bien dejar al becerro encerrado en el corral de manejo durante la noche para que ahí duerma y sacarlo a pastorear después del amamantamiento de la mañana del día siguiente. Las vacas presentan su primer celo entre los 140 y 180 días después del parto.

En los casos de amamantamiento restringido, las vacas y los becerros se mantienen siempre separados en potreros diferentes, excepto durante los períodos de amamantamiento que deben realizarse con estricta vigilancia, en el corral o toril del rancho, en ambos casos el destete es repentino, separando definitivamente el becerro de la vaca.

Con los dos métodos de amamantamiento restringido las vacas presentan su primer celo más pronto después del parto y no se afecta el crecimiento de los becerros, lográndose buenos pesos al destete, de hasta 230 kg, además, los becerros en amamantamiento restringido son obligados a consumir más forraje y a depender menos del amamantamiento y no resienten el efecto del destete.

En el ganado que se utiliza para los sistemas de doble propósito, ganado conocido como de doble propósito, se utiliza ampliamente el amamantamiento restringido dos veces al día con la modalidad de que el becerro mama después de que su madre es ordeñada a mano o mecánicamente. Con este método, que combina el ordeño y el amamantamiento después del ordeño, las vacas presentan su primer celo entre los 140 a 180 días posparto, y los becerros al destetarse, no resienten el efecto del deteste y logran pesos de hasta 230 kg. De igual manera que en el amamantamiento restringido dos veces al día para ganado de carne, en el ganando de doble propósito, las vacas y los becerros se mantienen separados en potreros diferentes y alejados unos de los otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada